Bizcochuelo de Mandarina ¡Deliciosamente rico os lo prometo!
BIZCOCHUELO DE MANDARINA

Bizcochuelo de Mandarina



En la receta de hoy vamos a aprender cómo hacer el delicioso bizcochuelo de mandarina. Bizcochuelo de mandarinas, rico y fácil. Al meditar en bizcochuelos es frecuente que nos venga a la psique un dulce cargado de calorías, no obstante, es posible lograrlos saludables y exquisitos al tiempo. Una buena forma de hacerlo es empleando frutas de temporada, en tanto que son considerablemente más nutritivas y económicas. Por tal motivo, la tarta de mandarina que compartimos es la merienda perfecta. Para ver más recetas caseras, podéis pasaros por la web principal.



Este bizcochuelo de mandarinas queda ternísimo y jugoso, con un sabor suave a mandarinas que te encantará. Además de esto, ¡lo vamos a hacer sin huevo! Estamos en temporada de mandarinas, conque hay que aprovechar para consumirlas y nada mejor que en un bizcocho ideal para el desayuno o bien la merienda. Perfecto para estas recetas de postres.

 

 

Ingredientes

 

Estos son los ingredientes para hacer un bizcochuelo de mandarina delicioso:

  • 180 gramos de harina de pastelería (leudante)
  • ciento ochenta gramos de azúcar
  • ciento veinticinco gramos de mantequilla
  • dos jugo de mandarinas
  • dos ralladura de mandarina
  • 1 cucharada postre de diastasa (polvos de enhornar)
  • dos cucharadas soperas de azúcar glass (pulverizado)

 

Elaboración: ¿Cómo hacer el bizcochuelo de mandarina?

 

  1. Enciende el horno a ciento ochenta °C, calor arriba y abajo. Pon la mantequilla fundida y el azúcar en un bol y mezcla los dos ingredientes con un tenedor o bien una espátula.
  2. Una vez mezclados el azúcar y la mantequilla, agrega la ralladura de una mandarina y el jugo de 2 mandarinas. Prosigue mezclando para integrar bien los ingredientes.
  3. Como se trata de un bizcochuelo de mandarina sin huevo, es esencial batir bien la mezcla para incorporar todo el aire posible, lo que dejará que quede esponjoso.
  4. Añade la harina con la diastasa al bol y también integra haciendo movimientos envolventes. Para un bizcochuelo de mandarina esponjoso y jugoso, tamiza ya antes la harina.
  5. Coge un bol desmontable, úntalo con mantequilla y un tanto de harina y vierte la masa.
  6. Nosotros hemos usado un molde de unos veintitres cm de diámetro.
  7. Enhorna el bizcochuelo de mandarina a lo largo de treinta-cuarenta minutos o bien hasta el momento en que al pinchar con un mondadientes en el centro este salga seco. Cuando esté, deja que se entibie ya antes de desmoldarlo.
  8. Espolvorea azúcar glass por encima y un tanto de ralladura de mandarina y listo. La receta de bizcochuelo de mandarina es simple, veloz y exquisita, idónea para merendar o bien desayunar.

 

BIZCOCHUELO DE MANDARINA

 

Más recetas

 

Cómo cada maestrillo tiene su librillo te damos alguna receta más alternativa de el bizcochuelo de mandarina:

 

Bizcochuelo de mandarina en licuadora

 

  1. En la licuadora colocar las mandarinas con cáscara y sin semilla. Licuar por 2 minutos.
  2. Luego colocar el huevo y licuar un minuto.
  3. Agregar el azúcar y el aceite y volver a licuar.
  4. Agregar la harina y licuar hasta que quede una mezcla cremosa.
  5. Colocarla mezcla en un molde enmantecado y enharinado.
  6. Llevar a horno previamente precalentado a 160° Por 30 minutos.

 

Bizcochuelo de mandarina sin licuadora

 

Lo primero es aguar las mandarinas bien lavadas, con cascase y todo, cortadas en gajos y libres de semillas así como el azúcar hasta el momento en que quede una mezcla homogénea y mantecosa. Incorporar ahora el aceite y aguar a lo largo de unos segundos más, ya antes de poner la preparación en un cuenco y añadirle la harina con la diastasa. Por último lo hay que poner en un molde de silicona, y llevarlo a enhornar sosteniendo la temperatura baja, de unos 120º, a lo largo de unos cuarenta y cinco minutos. Tras este tiempo el bizcocho de mandarina ya debería estar listo, con lo que se saca del horno y se deja entibiar ya antes de desmoldar. Enfriar absolutamente encima de unas rejas metálicas. Comer el bizcocho con lo que más se desee, si bien como sugerencia si se vierte sobre él una salsa de chocolate esta exquisito.

 

Consejo final para decorarlo

 

Espolvorear azúcar glass es la solución más fácil y veloz, en especial para aquellas personas que se comienzan en el planeta de la pastelería. Sin embargo, hay otras decoraciones del mismo modo simples de hacer que puedes probar para presentar una tarta de mandarina de diez. Si quieres seguir leyendo te dejamos por aquí una receta en donde hablamos del bizcochuelo de naranja, el bizcochuelo casero, y de estas torrijas al horno.


Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.